Prótesis peneana inflable Titan® y Titan® Touch: información importante sobre seguridad

El implante peneano, también conocido como prótesis peneana, está dentro del cuerpo y sirve para tratar la disfunción eréctil (impotencia). Debe realizar algunos pasos con el implante antes y después de tener relaciones sexuales para que el pene quede erecto o flácido.

Indicaciones

La prótesis peneana inflable Titan y Titan Touch está indicada para pacientes hombres que tienen disfunción eréctil (impotencia) y son candidatos para el implante de una prótesis de ese tipo.

Contraindicaciones

La prótesis peneana pene inflable Titan y Titan Touch está contraindicada en pacientes con una o más de las siguientes características: (1) Una infección activa en cualquier parte del cuerpo, en especial en las vías urinarias o genitales. (2) Sensibilidad documentada a la silicona. (3) Problemas no resueltos que afectan a la micción (ganas de orinar), como un volumen de orina residual elevado además de la obstrucción de la salida de la vejiga o vejiga neurogénica (una forma de incontinencia). (4) Aquellos que no quieran someterse a ninguna cirugía adicional para la revisión del dispositivo.

Advertencias

La colocación de este dispositivo podría imposibilitar las erecciones naturales latentes y otras opciones de tratamiento intervencionista. Los hombres con diabetes o lesiones medulares, así como los pacientes con un sistema inmunológico afectado, podrían tener más riesgo de infección asociado con una prótesis. La colocación de una prótesis peneana podría provocar el acortamiento, la curvatura o cicatrización del pene.

Precauciones

Quitar una prótesis sin colocar una nueva a tiempo podría complicar la colocación posterior o imposibilitarla. La calidad de la resonancia magnética puede verse afectada si el área de interés está exactamente en la misma área o relativamente cerca de la posición de la prótesis peneana inflable Titan y Titan Touch. Asegúrese de consultar con su médico. Los pacientes deben charlar con su médico sobre todas las opciones de tratamiento disponibles y sus riesgos y ventajas. Las enfermedades que impiden la actividad sexual, como dolor de pecho severo (angina), pueden impedir el uso de manera correcta de este implante. La prótesis no debe colocarse en pacientes que no tienen la capacidad manual o la fuerza necesaria para operarla. Los traumatismos en las áreas pélvicas o abdominales, como las lesiones por impacto deportivas (p. ej., andar en bicicleta), pueden dañar el implante o los tejidos que lo rodean. Este daño puede generar que el implante no funcione bien y puede necesitar que se corrija mediante cirugía, que abarca hasta el reemplazo del implante. El implante se puede utilizar cuando el paciente tiene la enfermedad de Peyronie.

Posibles complicaciones

Los implantes peneanos son soluciones que se colocan mediante cirugía y necesitan un período de curación que tienen riesgos relacionados con esa cirugía, como inflamación del escroto, inflado automático, malestar, angulación/curvatura, inflamación (edema), mal funcionamiento del dispositivo, dolor crónico, dificultad para eyacular, retención urinaria transitoria, fiebre, desplazamiento, insatisfacción del paciente, infección del lugar en que se realizó la cirugía o de la herida, desinflado, hinchazón por sangre coagulada o líquido claro (hematoma/seroma), drenaje de la herida, sangrado, retraso en la cicatrización, estrechamiento de la abertura del prepucio (fimosis), pérdida de sensación, malfuncionamiento cilíndrico, formación de tejido grueso (formación de cápsulas fibrosas), inflado excesivo o insuficiente, erosión, enrojecimiento del escroto (eritema), cambio genital y hernia inguinal.

Su médico debe recomendarle este tratamiento.  Hable sobre todas las opciones de tratamiento con su médico para conocer los riesgos y las ventajas, y poder decidir si el implante peneano es adecuado para usted.

Precaución: La ley federal de los Estados Unidos exige que la venta de este dispositivo se realice por parte de un médico o por la orden de uno.