“Actualmente no tengo seguro o mi seguro ha rechazado mi apelación”.

Antes de comprometerse a pagar el procedimiento usted mismo, investigue sus opciones de cobertura de seguros. Incluso si ha investigado antes y decidió no adquirir la cobertura, ahora existen más opciones que nunca. Muchos planes están subsidiados si usted cumple ciertos criterios de ingresos específicos.

Si usted tiene seguro, pero su plan no cubre el procedimiento, investigue planes alternativos ofrecidos por su empleador, pólizas disponibles a través de intercambios por la Ley de atención médica asequible (ACA) o pólizas adquiridas directamente de varias compañías de seguro. Es posible que necesite esperar hasta un período de inscripción abierto; por lo general, ocurren en octubre o noviembre.

Al investigar los planes, deberá evaluar los posibles costos de bolsillo en combinación con los costos de la prima mensual. Un corredor de seguros puede ayudarle a evaluar por completo sus opciones de cobertura. Recuerde, al cambiar de pólizas, por lo general, deberá hacerlo por un año completo, pero siempre puede volver a su cobertura original al año siguiente.

Deberá comunicarse directamente con la compañía de seguros para determinar si hay cobertura para el procedimiento en el plan o planes que esté considerando. La información sobre la cobertura para las disfunciones sexuales generalmente no está incluida en los resúmenes que se proveen. Deberá solicitar que un representante de la compañía de seguros busque esta información por usted.

Si pagará el procedimiento usted mismo, lo primero que debe tener en cuenta es que su elección de médico e institución médica pueden afectar significativamente sus costos. Por ejemplo, los Centros de Cirugía Ambulatorios (ASC), por lo general, tienen costos menores que los departamentos de Pacientes ambulatorios de los hospitales.

Cada proveedor o institución establece su propio precio para un procedimiento. Cuando establecen este precio, se presupone que la mayoría de los pacientes tendrá cobertura de seguro y sólo pagarán una fracción de los importes negociados por sus planes (que a menudo son considerablemente más bajos que el precio de “lista”). Por lo tanto, estos precios pueden ser bastante altos.

Si financiará el procedimiento usted mismo, no dude en examinar todas sus opciones. La mayoría de las instituciones y médicos tienen programas o pólizas de asistencia financiera, pero cuanto más bajo sea el monto inicial, más asequible es probable que sea el resultado final. Tenga en cuenta que recibirá una factura de (como mínimo) los costos de la cirugía, además de los costos de la institución.

En muchos casos, deberá preguntar específicamente para recibir información sobre los programas de asistencia. No dude en defender sus necesidades.

Muchos programas de asistencia requerirán que proporcione datos financieros para determinar su nivel de necesidad. Incluso si no hay un programa o una póliza formal, muchos hospitales, centros de cirugía y proveedores están dispuestos a negociar tarifas especiales para los pacientes que pagan los costos ellos mismos o a establecer un plan de pago.

En este momento, Coloplast no tiene un programa de asistencia, pero podemos asesorarlo respecto de las tarifas locales promedio pagadas por Medicare, que pueden brindarle un punto de referencia para sus negociaciones. Comuníquese con Coloplast escribiendo a US_Reimbursement_Inquiry@coloplast.com